Escríbanos
Bariloche.com.ar - El portal de la ciudad
Acceso al Webmail
CLIMA EN BARILOCHE
Pronostico Extendido
Portada Bariloche
Recomendados en Bariloche.com.ar
Para Residentes
Turismo en Bariloche
Atención al Cliente mail @bariloche.com.ar
Nota de la semana en Bariloche

CENIZAS DEL PARAÍSO
Bariloche sufrió una de las más terribles consecuencias económicas para su extensa historia de destino turístico invernal de preferencia. Aún así, la marca Bariloche es más fuerte que las cenizas del Puyehue y tantos episodios fortuitos que la ciudad debió sortear.


Bariloche sufrió una de las más terribles consecuencias económicas para su extensa historia de destino turístico invernal de preferencia. Aún así, la marca Bariloche es más fuerte que las cenizas del Puyehue y tantos episodios fortuitos que la ciudad debió sortear.


El desastre natural coincidió con la alta temporada de invierno, momento en que los turistas de todos lados nos eligen a destajo. Con este panorama, Bariloche se vio obligada a fomentar estrategias alternativas para que el turismo internacional y los visitantes de Argentina, puedan acercarse y disfrutar de la maravilla invernal.


Otrora Gripe A –hace dos años atrás- también asustó a los turistas y estropeó la temporada: el turismo brasileño a la Argentina, por ejemplo, cayó un 50%, y Bariloche, el destino más golpeado, perdió un 60% de turistas según las autoridades, y un 70% según lo expresaron hoteleros y comerciantes.


El sábado 4 de junio de 2011, minutos después de las 15:15 horas, el volcán Puyehue, de 2.240 m de altitud, que se encuentra en el complejo volcánico del cordón Caulle, en la cordillera de Los Andes, comenzó a despedir una nube de cenizas que cubrió toda la región.


En Bariloche a las 16:15 horas una gran nube vistió la ciudad, comenzando una persistente caída de cenizas volcánicas que cayó sobre ella rápidamente. También se sintieron temblores en la zona cordillerana Argentina, lo que provocó alarma en San Martín de los Andes, Villa La Angostura y Bariloche. Con el correr de las horas la situación se fue complejizando, sobre todo en estas dos últimas ciudades.


A raíz de esta situación fueron cerrados el Aeropuerto de Bariloche hasta entrada la temporada, por lo que hubo que pensar alternativas para la llegada del turismo, sobre todo el internacional, definiéndose el aeropuerto de la ciudad de Esquel como el sitio de arribo, y desde allí en buses hasta nuestra ciudad. Asimismo el Paso Internacional Cardenal Samoré fue cerrado por una avalancha producto de la cantidad de cenizas.


A pesar de todo ello, Bariloche supo que no podía escaparse del mandato de la naturaleza, pero sí pensar en minimizar las consecuencias que aparejaban a la ciudad, cuya principal fuente de ingresos es la actividad turística.


Casi como una obviedad signada por la inusitada belleza de sus paisajes, los habitantes viven del turismo, sin dejar de mencionar el polo tecnológico que llena de orgullo a propios y foráneos. Es el espectacular paisaje que luego de la lluvia gris hizo revivir la forma literaria “cenizas del paraíso”: jamás se vio por estos lares un espectáculo tan impactante de una ciudad afectada e igualmente hermosa.


Sus vecinos rápidamente comenzaron a reunirse y concretar en trabajo mancomunado una ciudad de calles y veredas libres de cenizas, para recibir a los turistas. Trabajaron incansablemente, pala en mano. Lo lograron.


Los empresarios de comercios y hoteles, hosterías y bungalows idearon promociones, tarifas reducidas y recibieron a los primeros visitantes. Fotos de un paisaje distinto llenaron las páginas de los principales medios de comunicación.


Y llegó la nieve, más hermosa que nunca, casi como un guiño del destino buscando ser la vedette de este teatro que no vendió las localidades esperadas. La postal de su destreza recorre el mundo, pero si la vieran hoy, parece más fuerte y hermosa, más inmaculada, más espectacular.


Los cerros Catedral y Otto están mágicamente vestidos por el manto blanco que ilumina a la montaña, a sus esquiadores,  paseantes, y a su espectacular infraestructura de restaurantes, casas de té y shoppings.
La ciudad mostró, una vez más, que del infortunio puede devenir una lluvia de ideas, entre todos, entre su gente, mirando un instante el lago, las montañas, el cielo, los bosques, las casas, sus hogares.


Bariloche espera a todos los visitantes que quieran conocer no sólo la ciudad más bella del mundo, sino a su gente.

 

Este sitio es propiedad de la Cooperativa de Electricidad Bariloche Ltda.® Bariloche.com.ar (1995 - 2009)
Términos y Condiciones de uso del servicio. Enlaces
Contenidos: Bariloche.com.ar
Diseño Web: Marcelo Andrade