Escríbanos
Bariloche.com.ar - El portal de la ciudad
Acceso al Webmail
CLIMA EN BARILOCHE
Pronostico Extendido
Portada Bariloche
Recomendados en Bariloche.com.ar
Para Residentes
Turismo en Bariloche
Atención al Cliente mail @bariloche.com.ar
Notas: Historias de Bariloche

HISTORIAS DE LA CIUDAD: BRASILOCHE, UN AMOR DE ANTOLOGÍA

“Hay un aeropuerto que sólo funciona de noche y de madrugada. El de Brasiloche. Basta con leer los monitores con los arribos: 20.35, Florianópolis; 20.43, San Pablo; 22.30, Brasilia; 23.25, Río de Janeiro; 1.35, Curitiba; 2.30, San Pablo; 3.00, Porto Alegre; 3.30, San Pablo; 4.15, Río de Janeiro; 4.30, Viracopos. Así, cada sábado a la noche, cada domingo a la madrugada durante el invierno.” Así comenzaba un artículo publicado en el diario Clarín del domingo 30 de Julio de 2006, titulado “Nocturno, en clave de avión”.


Y sí, es una tendencia cada vez más firme, una relación estrecha que promete un idilio eterno. Los brasileños son reconocibles: elegantes mujeres, subidas a sus tacos aguja desafiando las irregularidades del terreno, hombres arreglados, mucha ropa de cuero; se mueven en pareja o en grupo, pero generalmente viajan en “comunidad”; y a donde vayan, su tono de voz y frescura carioca se hacen notar. 


Clarín seguía diciendo: “El grueso viene con paquetes cerrados que los traen y los llevan en chárter sin escalas desde Río o San Pablo, pero también desde ciudades como Brasilia, Porto Alegre o Curitiba. En esta temporada, unos 250 aviones transportarán a la mayoría de los 40.000 brasileños que completan el ciento por ciento de la capacidad de 22 hoteles que los alojan en exclusividad. También ocupan plazas en muchos más alojamientos, y marcan notoria presencia en cerros y calles. Bariloche es Brasiloche por estos días.”


En el 2006, 40.000 brasileños eligieron Bariloche para vivir unos días de nieve. En 2008, la cifra trepó a los 48.000. Su estilo desfachatado les permite la naturalidad de consultar el pronóstico con diez días de anticipación y si ven que no va a nevar, postergan el viaje. Pero en el 2006, consecuencia de la Gripe A, los brasileros en la ciudad no superaron los 25.000. Y este año, el rigor de la naturaleza no dio tregua: las cenizas cayeron sobre la ciudad a destajo y los vuelos chárter de antaño se detuvieron, las cenizas sobrevolaron buena parte del país, los aviones no despegaban y mucho menos aterrizaban en el aeropuerto local.


Los brasileños, amantes de nuestra nieve, están viniendo a cuentagotas. Pero esto no es más que un infortunio transitorio que en nada empaña el romanticismo que nació allá por la década del 50.
En 1955, el inmigrante calabrés Aldo Leone trajo el primer grupo de brasileños a Bariloche, sin imaginar que 50 años después ese puntapié hizo de la capital de la nieve la ciudad más brasileña de la Argentina.
Leone se encontró con esta aldea de montaña y se sorprendió de verdad: llegó en auto junto a dos amigos, en el año 1948, en un plan de aventura y alucinó. En 1953, en la ciudad de Santos, Leone fundó la Agencia Auxiliar de Turismo, AGAXTUR, que brindaba servicios turísticos a los barcos llegados desde Europa y EE.UU., que se detenían en Santos.


Por aquellos años, la clase acomodada de Brasil partía en barco desde Santos a Buenos Aires, y desde allí, en tren hasta Bariloche. El primer grupo que llegó a la ciudad era de 25 personas, y en tiempo récord esa cifra se multiplicó exponencialmente. Los turistas brasileros habilitaron las noches turísticas en las boites a principios de los años 60. Y entre 1970 y 1975 la diferencia cambiaria favorecía al cruzeiro, por lo que arribaron a granel, inaugurando el mote de “Brasiloche”.


La afluencia fue tal que hasta se grabó un disco con la música preferida por ellos, bajo el título "Brasiloche", promovido por un local nocturno de moda en aquellos años: Aku Aku. No había residentes que visitaran la noche de Bariloche en temporada sin que se sientan extranjeros, como un modo alegórico de traslación hacia la danza y la caipiriña.


Numerosísimos, frecuentemente en grupos, miles de turistas brasileros eran recibidos en Bariloche principalmente durante los meses de invierno. Eran tantos y tan bulliciosos que se hacían oír en excursiones y calles céntricas de la ciudad. 


Así también nació el llamado “Portuñol” una miscelánea de portugués y español, que tanto operadores turísticos como comerciantes, empleados y hasta transeúntes comenzaron a aprender. En poco tiempo toda persona vinculada al turismo tomaba cursos intensivos del idioma, esbozaban algunas palabras y modismos, hasta llegar a un desarrollo en el idioma, necesario para brindar el mejor servicio.


Esta antología es sólo una muestra del entusiasmo de los brasileros, moradores del calor tropical, hacia nuestra siempre hermosa ciudad de nieve, bosques, lagos y montañas. Y nuestro compromiso de cuidar y promover su llegada como lo hizo Leone, allá por la década del 50. 

 

Este sitio es propiedad de la Cooperativa de Electricidad Bariloche Ltda.® Bariloche.com.ar (1995 - 2009)
Términos y Condiciones de uso del servicio. Enlaces
Contenidos: Bariloche.com.ar
Diseño Web: Marcelo Andrade