Escríbanos
Bariloche.com.ar - El portal de la ciudad
Acceso al Webmail
CLIMA EN BARILOCHE
Pronostico Extendido
Portada Bariloche
Recomendados en Bariloche.com.ar
Para Residentes
Turismo en Bariloche
Atención al Cliente mail @bariloche.com.ar
Notas: Historias de Bariloche

6 DE NOVIEMBRE: 106 ANIVERSARIO DE PARQUES NACIONALES

La República Argentina ha sido el tercer país de las Américas en crear un Parque Nacional. Primero fue Estados Unidos y luego Canadá. Por decreto del presidente Julio Argentino Roca del 1 de febrero de 1904, la Argentina tendría su Parque Nacional, al aceptar la donación con ese cargo efectuada por el Dr. Francisco Pascasio Moreno.
Esto no se concretó hasta la promulgación de la ley 12.103, ocurrido el 9 de octubre de 1934, elaborada por el Dr. Exequiel Bustillo a instancias de la Comisión de Parques Nacionales presidida por el Dr. Ángel Gallardo. Este último instituyó el régimen de funcionamiento de estas áreas y creó el Servicio de Parques Nacionales como una administración autárquica, a la que designó su autoridad de aplicación.
La ley 12.103 establece que “podrá declararse parques o reservas nacionales aquellas porciones del territorio de la Nación que por su extraordinaria belleza, o en razón de algún interés científico determinado, sean dignas de ser conservadas para uso y goce de la población de la República.”
La nueva Administración de Parques Nacionales, bajo la conducción del Dr. Exequiel Bustillo y luego del Dr. Luis Ortiz Basualdo, se basó en una política expeditiva. Tal es así, que gran parte de las obras de infraestructura existentes en estos parques hasta el día de hoy (caminos, muelles, casas de guardaparques, instalaciones de cada una de las intendencias y hoteles), fueron realizadas en esa etapa inicial.
Parques Nacionales nació con el objetivo de preservar las bellezas escénicas y paisajísticas. Pero a lo largo de su historia este precepto ha ido incorporando objetivos ambientales, culturales, científicos, educativos y sociales. Así se dio un largo proceso de transformación conceptual y logística, entendiendo que la conservación de las áreas y especies protegidas no se basa sólo en los aspectos naturales, sino también en los sociales y técnicos.
La política del Organismo estaba orientada a la afirmación de la soberanía territorial, al desarrollo regional de áreas de frontera y periféricas, por medio del impulso de la actividad turística; por ello se crearon villas turísticas como Llao Llao, Catedral, La Angostura, y Traful.
La Administración, además, puso en marcha una obra civilizadora, construyendo edificios públicos  como escuelas, iglesias, hospitales y estaciones ferroviarias, en los pueblos de Iguazú, Villa la Angostura, San Martín de los Andes y San Carlos de Bariloche.
En el año 1937, debido a la virtuosidad de los pasajes naturales de la República Argentina, se crearon otros parques nacionales: Lanín, Puelo, Los Alerces, Perito Moreno y Los Glaciares; sumándose a los parques Nahuel Huapi e Iguazú.
Entre los años 1940 y 1950, se desarrollaron en las áreas protegidas investigaciones naturalistas, cobrando valor científico la conservación de la flora y la fauna. El aporte de la Institución al desarrollo de las Ciencias Naturales del país fue importantísimo, generando la necesidad de proteger muestras representativas de toda la biogeografía argentina.
En función de su riqueza en biodiversidad, se crearon nuevos Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales (que recién en 1970, a través de una nueva ley de Parques Nacionales –decreto ley 18.594- estableció la diferencia entre las áreas protegidas nacionales, esto es: Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales, con diferentes objetivos y normas de conservación):
Parque Nacioanal Laguna Blanca (1940),
Parque Nacional El Rey (1948),
Parque Nacional Río Pilcomayo (1951),
Parque Nacional Chaco (1954),
Monumento Natural Bosques Petrificados (1954),
Parque Nacional Tierra del Fuego (1960),
Parque Nacional El Palmar (1966),
Reserva Natural Formosa (1968).
Parque Nacional Los Arrayanes (1971),
Parque Nacional Baritú (1974),
Parque Nacional Lihué Calel (1977),
Parque Nacional Calilegua (1980),
Monumento Natural Laguna de los Pozuelos (1981),
Parque Nacional Sierras de las Quijadas y Predelta (1991),
Parque Nacional Campo de Los Alisos (1995),
Parque Nacional Los Cardones y Quebrada del Condorito (1996),
Parque Nacional Talampaya (1997),
Parque Nacional San Guillermo (1999),
Parque Nacional Mburucuyá y Copo (2000)
En el Parque Nacional Nahuel Huapi se generó, en 1967, la única escuela formal de guardaparques de Latinoamérica, llamada “Bernabé Méndez”, en la Isla Victoria.
A finales de la década del 70, la Administración de Parques Nacionales comenzó una tarea de educación ambiental en las áreas protegidas, articulando modos de interpretación de la naturaleza, con el objeto lograr mayor apreciación, admiración y compromiso con el patrimonio natural.
En 1980 se sancionó la Ley Nº 22.351 de Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales; vigente en la actualidad.
En 1985, la Administración de Parques comenzó a desarrollar una estrategia para incentivar la participación de las comunidades locales y los gobiernos provinciales en la planificación del manejo de las áreas protegidas. De ello, en 1986 se conforma la “Red Nacional de Cooperación Técnica en Áreas Protegidas”, como instancia federal de coordinación, apoyo técnico y planificación para un sistema nacional de áreas protegidas.
En 1990, por medio de un decreto presidencial, se crearon “reservas naturales estrictas”, a partir de tierras del Estado Nacional con utilidad para la conservación.
En noviembre de 2001 se elaboró el “Plan de Gestión Institucional para los Parques Nacionales”, para desarrollar una planificación estratégica de largo plazo y que las políticas institucionales no estén subordinadas a los cambios de gobierno.
Actualmente, la Administración de Parques Nacionales conserva una superficie total de 3.584.414 hectáreas, distribuidas en 33 áreas protegidas y cuatro especies declaradas como Monumentos Naturales: Taruca, Yaguareté, Huemul y Ballena Franca Austral.

Un poco más de lo nuestro
El Parque Nacional Nahuel Huapi, de 710.000 hectáreas, no disimula sus aguas puras y cristalinas, sus imponentes montañas y sus cumbres nevadas. Protege y conserva una muestra representativa de los ambientes naturales de la región andina del norte de la Patagonia.
En él se distinguen tres ambientes bien diferenciados: bosque húmedo, bosque de transición y estepa patagónica. Asimismo, la altura sobre el nivel del mar fija un cuarto ambiente: zona altoandina, en las montañas, sobre los 1.600 metros de altura.
El bosque andino se funde con la estepa, y de esta mixtura no resulta otra cuestión más maravillosa que ambientes húmedos y verdes con la suave transición a vegetación achaparrada, espinosa, de colores suaves y hojas pequeñas.
El Parque Nacional Nahuel Huapi es una zona modelada por procesos geológicos durante millones de años, y sólo hasta hace 10.000 estuvo cubierta por ríos de hielo o glaciares que agrandaron y ahondaron los fondos de los valles preexistentes. Esos valles formaron las cubetas de los lagos que hoy vemos y navegamos, como el Nahuel Huapi.
Sus  imponentes paisajes, tanto de montaña, estepa, selva valdiviana, glaciares, y volcanes, han dado al Parque Nacional Nahuel Huapi una fama de características internacionales.
El Parque Nacional Nahuel Huapi es el jardín de nuestra maravillosa Patagonia.

 

Este sitio es propiedad de la Cooperativa de Electricidad Bariloche Ltda.® Bariloche.com.ar (1995 - 2009)
Términos y Condiciones de uso del servicio. Enlaces
Contenidos: Bariloche.com.ar
Diseño Web: Marcelo Andrade